FOTODEPILACIÓN
Consiste en la aplicación de pulsos de luz sobre la zona a tratar, que producen un calentamiento que destruye o miniaturiza los folículos pilosos, con lo que se provoca una destrucción permanente del vello corporal sin dañar la piel.

Con la fotodepilación se obtiene un elevado porcentaje de eliminación del vello no deseado, aunque en alguna ocasión puede quedar un vello residual más claro y fino que es apenas imperceptible.

Las sesiones van en función de las zonas a tratar y pueden durar desde unos minutos en el labio superior hasta una hora o más si se depilan las piernas completas.

El número de sesiones varía en función del tipo de pelo, del ciclo en el que se encuentra el mismo y de la zona de localización del folículo piloso.

En Silueta 10 le hacemos un estudio y le indicamos el número necesario de sesiones para obtener un resultado óptimo con su tratamiento de depilación.